¿Qué sigue después de la universidad?

Tal es la falta de información acerca de este tema que muchos universitarios salen de la escuela sin saber realizar un currículum sencillo. A continuación hay una lista con algunos aspectos que debes considerar antes de iniciarte en la vida laboral, todo esto está hecho con la intención de que no te sientas frustrado al enfrentarte a la búsqueda de tu primer empleo.

Lleva tiempo encontrar el trabajo perfecto

Muchas personas piensan que apenas obteniendo su título de licenciatura les lloverán las ofertas de trabajo, no obstante, eso está muy lejos de ser cierto. Para ganarte ese empleo, más que presentar un diploma, tienes que estar seguro de ti mismo y demostrar que eres capaz de realizar cualquier trabajo que te encomienden. Al final de cuentas tu trabajo habla por ti.

No existe el cliente perfecto

El sueño de toda persona es encontrarse con un cliente que se sienta 100 % satisfecho con el servicio o prestación que está recibiendo; sin embargo, ese tipo de clientes son una especie en peligro de extinción.

Siempre recuerda firmar un contrato

No comiences ningún trabajo sin antes firmar un contrato donde tu cliente o jefe se comprometa a pagar por los servicios que estás por brindarle. Nunca faltará quien quiera aprovecharse de tu poca experiencia para que realices un trabajo y al final no pagarte absolutamente nada. Llegar a un acuerdo por escrito les ayudará a evitar problemas en el futuro.

Acostúmbrate a las críticas

Aunque en la Universidad todos los maestros te extendían su opinión acerca de tu trabajo y la manera en que lo desarrollabas, justo cuando comienzas a trabajar también empiezan a aparecer críticas infundadas acerca de tu trabajo. Con el tiempo te darás cuenta que ninguna de ellas atiende directamente a tu desempeño sino a la empresa para la que trabajas.

Todos los trabajos tienen su desventaja

Si pensaste que al salir de la Universidad todo iba a ser perfecto, debes hacerte a la idea de que la diversión de la vida adulta es un mito a medias. Por ejemplo, quienes deciden ser freelance se enfrentan a una infinidad de trámites y facturas por pagar antes de poder ver los frutos de su creatividad. Por otro lado, quienes optan por el ámbito empresarial tienen que acostumbrarse a depender de la imagen que sus jefes creen de ellos.

No existen los horarios fijos

La mayoría de las empresas ponen en sus contratos un horario de trabajo, sin embargo, debes saber que sólo se trata de un periodo tentativo. Dependiendo de las actividades que realices tu horario de trabajo puede extenderse por unas horas más allá de lo que estipula tu contrato, mismas que no cuentan como horas extra.

Continúa con tu formación académica

No importa que ya tengas un título, el mejor sueldo siempre es para la persona que tenga conocimientos básicos acerca de cualquier tema. Una empresa siempre valora el hecho de que uno de sus empleados pueda apoyarles en todas las áreas sin importar el puesto que éste ocupe.